La planta de la ex Carbometal en San Rafael, casi lista para su reapertura

La evaluación de impacto ambiental superó la consulta pública y es el último paso administrativo. Su operador, Manferro S.A., prevé 150 empleos para producir 1.100 toneladas de ferrosilicio al mes. Reactivación de la zona. 
Edición Impresa: jueves, 31 de enero de 2013Comentarios(0)Votá(0)
ImprimirEnviar 
El horno más grande de la vieja fábrica ha sido reacondicionado, sólo le falta la materia prima para funcionar. (Archivo)
Notas relacionadasEstuvo abandonada durante años
En números
Miguel Ángel Flores- mflores@losandes.com.ar Cumplido el trámite de la consulta pública a la que la sometió la evaluación de impacto ambiental, la reapertura de la ex planta de Carbometal en San Rafael está muy cerca de concretarse. Según las previsiones de la empresa, en alrededor de un mes estará operativa con el objetivo de producir más de 1.000 toneladas por mes de ferrosilicio, materia prima de mecanizado y estructuras metálicas de distinto tipo. 
La actual Planta de Ferroaleaciones El Nihuil está en manos de la empresa siderúrgica bonaerense Manferro S.A. desde abril de 2010. A medida que avanzó el trámite de habilitación, la firma se encargó de reacondicionar el lugar y recuperar el más grande de los 2 hornos con los que cuenta el establecimiento para, en una hipótesis de máxima, empezar a trabajar entre fines de febrero y comienzos de marzo. 
La resolución final está a la firma del secretario de Ambiente, Marcos Zandomeni, quien esta semana visitará la fábrica. “Implica la autorización para que la planta vuelva a funcionar cuando lo decida, bajo ciertas condiciones”, informaron desde la Unidad de Evaluaciones Ambientales. 
Condiciones tales como el control de contaminación aérea, el tratamiento de líquidos y la gestión de residuos, entre los puntos principales.
Como es usual, los informes sectoriales de la Dirección de Recursos Naturales, de Protección Ambiental, del municipio de San Rafael e Irrigación dieron paso a la consulta pública de particulares y organizaciones. Durante el período abierto para esa instancia, la UEA no registró objeciones al proyecto de reapertura.
Un fuerte aval a la reactivación de la planta fue la Encuesta de Aceptabilidad Social exigida a la empresa. En ella, unas 300 personas, mayormente familias habitantes de El Nihuil que alguna vez vivieron del carburo de calcio que procesaba Carbometal, se manifestaron a favor de su puesta en marcha.
“Sabemos que la reactivación de la fábrica implicará la reactivación del distrito y por eso no queremos jugar con la esperanza de la gente. Somos los principales interesados en iniciar de inmediato la etapa de operación; llevamos casi tres años de inversiones sin flujo de fondos genuinos de la explotación y, luego de tanto esfuerzo, estaremos en el corto plazo funcionando”, señaló Francisco Araujo, gerente de Relaciones Institucionales de Manferro.
Por su parte, Zandomeni, en base a inspecciones previas para evaluar la ingeniería de las emisiones de partículas que derivaron en instalación de tecnología (ciclones) para reducirlas, consideró que “no hay obstáculos para su habilitación”. 
Planificación
En un principio, la puesta a punto se concentra en el horno más grande de la fábrica, capaz de producir entre 700 y 900 toneladas mensuales de ferrosilicio, aunque el objetivo es incrementar ese ritmo entre 40 y 50%.
Según Araujo “el objetivo comercial a corto plazo es colocar la producción tanto en el mercado local como en el de exportación. Hay mucho trabajo para poder vincular el producto con los principales compradores e interés de los consumidores en contar con ferrosilicio de origen local, disponible y a buenos precios”. 
Al menos durante una primera etapa, y más allá de haber “hecho los deberes” acorde a la legislación ambiental para lograr el OK oficial, el emprendimiento seguirá bajo el control de la autoridad ambiental. 
Sucede que el marco regulatorio obliga a un seguimiento mediante inspecciones periódicas para verificar que se cumpla con las exigencias establecidas desde la Secretaría de Ambiente.
Por ahora, el puntapié inicial depende de la recepción de la materia prima necesaria para el primer mes (cuarzo y carbón) de trabajo del horno, supeditado al otorgamiento de un crédito del Banco Nación que llegaría en las próximas dos semanas.
Entretanto, el apoderado de Manferro asegura que “el contacto con los clientes ya está hecho”. 
Por ahora, Carlos Araujo, el propietario de la firma con base en San Nicolás y otra filial en Rosario, sigue la cuenta regresiva y apuesta a invertir en otros rubros en San Rafael, como la vitivinicultura, con su propia bodega. 
]]>