Sodimac ratifica sus planes de inversión en Argentina, pese a que la operadora del Grupo chileno, la cadena Falabella, habría advertido días atrás sobre una “revisión” de sus proyectos en el país, que ha ocasionado la suspensión de su emprendimiento en Bahía Blanca, según trascendió en medios periodísticos nacionales. “Sodimac va a ser muy grande en el país, su plan de expansión nunca se paralizó ni en las peores crisis”, aseguró a Comercio y Justicia el gerente de Marketing, Andrés Lupori.

Además, añadió, “será más grande que la competencia”.

Una de las muestras más contundentes que rescata la empresa a la hora de afianzar sus planes es el desempeño logrado hasta el momento de su última tienda instalada, la primera en el interior del país -más precisamente en la ciudad de Córdoba, en avenida Colón 4880, al lado del Supermercados Carrefour-.

Es que desde su puesta en marcha, allá por septiembre del año pasado, las ventas han superado en 20% las expectativas de la compañía, traducidas en obtener el mismo nivel que su “mejor tienda” en términos de facturación, localizada en San Martín, Buenos Aires.

“Según los meses, Córdoba supera la facturación de nuestra mejor tienda, en general se encuentra entre las top tres mejores del país”, precisó el gerente. Claro está que su desarrollo responde a la curva de crecimiento del negocio, que justamente transita los pasos introductorios, por lo que el comportamiento está dentro del rango esperado.

“En dos años evaluaremos el verdadero crecimiento, en el marco de una etapa de estabilidad en el negocio”, explicó Lupori.

Sobre esta base, la compañía analiza dos aperturas concretas para este año, una en el Gran Buenos Aires y otra en el interior, fuera de Córdoba. Las localizaciones puntuales, que por ahora prefieren mantener en reserva, se concretarán según las autorizaciones gubernamentales, ya en marcha.

“Sodimac quiere crecer en el país: nuestro principal competidor tiene 40 tiendas y nosotros siete, cuando en Chile superamos ampliamente su estructura con 60 tiendas. Tenemos potencial”, agregó.

Recordó que los espacios comerciales atienden a dos tipos de consumidores: el final, mediante Sodimac Home Center; y el constructor, ferretero y gasista, entre otros, por medio de la línea de negocio Sodimac Constructor.

La realidad, importación y congelamiento de precios

Si bien las declaraciones de continuidad son elocuentes, el directivo no es ajeno a la realidad político-económica del país, al momento de analizar costos y proyecciones.

“Nuestra expansión se adecua a un plan que pueda cumplirse en el país, es decir, en la medida que podamos construir sobre algo seguro. Es muy complicado decidir con un tipo de cambio tan incierto. Esto es: hoy es inviable abrir cuatro tiendas por año, como teníamos previsto al iniciar nuestras operaciones, pero es posible seguir creciendo”, amplió Lupori.

El freno a la importación de productos ha conllevado un mejor desarrollo de los fabricantes locales, que hoy conforman 70% de su cartera de proveedores. “Apostamos al desarrollo de los proveedores nacionales y, mediante alianzas, colaboramos con sus mejoras tecnológicas y les brindamos la posibilidades de convenir planes de financiación más flexibilizados”, indicó el gerente de Marketing.

En relación con el congelamiento de precios que estableció el Gobierno nacional hasta el primero de abril, el directivo recordó que Sodimac ahdirió a él. “Vamos a resistir (la posible suba de precios por parte de la industria y fabricantes) lo más que podamos, pero siempre en sociedad con nuestros proveedores para alcanzar el menor mal posible para todos”, precisó.

En relación con la situación en general, indicó que es “imposible” no trasladar los precios al consumidor cuando los costos suben en el inicio de la cadena, es decir, los fabricantes o las industrias. Sin embargo y más allá de esta medida especial que rige desde ahora y durante todo el mes de marzo, el “consenso” con los proveedores es una modalidad constante para soslayar esta coyuntura.

]]>