Se trata de Marfil, empresa canadiense que el año pasado registró 13 pedidos de exploración en Malargüe por una superficie total de 1008 kilómetros cuadrados. Aunque en un primer momento se consideró “un negocio inmobiliario” vinculado a la minería, Marfil opera en el sector de los agroquímicos, cuyos insumos principales son el potasio, el azufre, la urea y el fosfato. Además, posee en el país otros activos como Punto Colorado y Cerro Samenta en Catamarca, las áreas K-5 y K-6 en Neuquén y la mina Toruel en Chubut, en donde busca desde oro hasta cobre. “Marfil ha estado trabajando para encontrar nuevos socios para nuestras propiedades. Hemos llegado a un acuerdo sobre uno de los proyectos más grandes, sin embargo, no hemos sido capaces de firmar un contrato debido a las demoras burocráticas. Un segundo gran proyecto está siendo revisado por varias compañías y grupos de inversionistas y esperamos contar con novedades en los próximos meses”, explicó John Hite, presidente de la compañía, ante la consulta de Ecocuyo. El ejecutivo descartó las calificaciones de “especulativas” respecto a los planes de su empresa y aclaró que tienen firmado un acuerdo de inversión con el grupo chino Hope Full para producir fertilizantes. Por último, Hite reconoció el interés en el potasio para lo que durante el año avanzará en los estudios de prospección y exploración en las áreas concesionadas en el sur provincial.

]]>