Mendoza avanzó finalmente en el último paso para alcanzar la tan esperada denominación de origen para el aceite de oliva extravirgen. Toda la documentación fue presentada y defendida por una comitiva provincial ante la Comisión Asesora de Indicaciones Geográficas y Denominaciones de Origen, un espacio compuesto por miembros del Ejecutivo nacional, quienes ya emitieron su conformidad para que el titular de la cartera agrícola de Nación, Julián Domínguez, otorgue el reconocimiento a Mendoza.

En esta oportunidad, la reunión fue encabezada por Pablo Morón, director de Agregado de Valor y Gestión de Calidad, quien destacó la importancia de la solicitud para potenciar el desarrollo regional.

Desde Mendoza viajaron la titular de Agricultura, Valentina Navarro Canafoglia; Alfredo Baroni, del IDR; Luis Armando Mansur, presidente de la Asociación Olivícola de Mendoza (Asolmen) y Mario Bustos Carra, gerente de la entidad representativa del sector.

En el marco del encuentro, Navarro Canafoglia comentó que esta IG reconocerá la calidad del aceite de oliva virgen extra de Mendoza y potenciará el desarrollo del sector junto al turismo. También, la funcionaria agradeció el acompañamiento de las organizaciones locales. En especial destacó que el reconocimiento de esta IG de aceite de oliva virgen extra sería el primero en Latinoamérica y el segundo a nivel mundial fuera de la Unión Europea.

“La Indicación Geográfica para el aceite de oliva extra virgen está próxima a reglamentarse. Esperamos que en breve se concrete el reconocimiento oficial. Uno de los pasos previos a esta última presentación fue hacer una visita para controlar el proceso de auditoría, seguimiento y trazabilidad del producto”, destacó por su parte Baroni desde el IDR.

“Han sido más de cuatro años de intenso trabajo. Va a ser la primera indicación geográfica para un aceite de oliva que se otorgue por fuera de la Unión Europea, después de Túnez, que también lo tiene. Sería un reconocimiento a nivel mundial y el primero en Latinoamérica”, añadió el referente del IDR.

Al cierre, los miembros de la Comisión Nacional Asesora acordaron sugerir al secretario de Alimentos Bioeconomía y Desarrollo Regional el registro de la Indicación Geográfica Aceite de Oliva Virgen Extra de Mendoza. También hicieron lo propio con el registro de la Indicación Geográfica Kiwi de Mar y Sierras del Sudeste de Buenos Aires en los términos de la Ley 25380. Resta la decisión del secretario y el trámite administrativo que culmina con la publicación de las resoluciones en el Boletín Oficial de la República Argentina.

Un camino arduo

Desde mediados de 2018, Asolmen (Asociación Olivícola de Mendoza), entidad gremial que agrupa a las principales empresas olivícolas, junto con el IDR, el Panel de Cata de la UNCuyo y numerosos empresarios y referentes del sector iniciaron el largo camino de diferenciar el aceite de oliva de Mendoza por su origen.

A fines de 2019, se formalizó la primera presentación de solicitud de reconocimiento de la Indicación Geográfica para el aceite de oliva de Mendoza, pedido que en su oportunidad fue rechazado por el Ministerio de Agricultura de Nación. En virtud de ello, el equipo de trabajo provincial resolvió las cuestiones planteadas desde Nación y volvió a formular el pedido, que contiene como paso necesario y trascendente el aval provincial a la solicitud de reconocimiento.

Este proceso de solicitud contó con el apoyo de la Dirección de Agricultura de Mendoza, INTI, INTA, Facultad de Ciencias Agrarias y de Ciencias Económicas de la UNCuyo, Panel de Cata de la UNCuyo, IDR, Don Bosco de Rodeo del Medio e Iscamen, el Ministerio de Agricultura de la Nación y el INV.

Características de nuestro aceite

Según se detalla en la publicación oficial, el aceite mendocino que se produce en los departamentos señalados debe tener:

Alto contenido de ácido oleico otorgado por la latitud de cultivo y el clima mediterráneo.
Presencia de la variedad típica de la zona, arauco, con un mínimo de 20% y un máximo de 50%, pudiendo aparecer como variedades complementarias la frantoio, arbequina, farga, coratina, picual y corneiki, todas ellas presentes en la zona delimitada.

Perfil sensorial: frutado intenso, con otros atributos positivos como el amargo y picante de intensidad media-alta y 0 defectos. Con cuerpo, pesados y gruesos a la boca. En nariz se destaca por un frutado ligero, ausencia de defectos.