Después de 8 meses de trabajo incesante, la Secretaría de Transporte, junto a la Empresa Provincia de Transportes de Mendoza, presentó a la sociedad el primer trole íntegramente fabricado en Argentina.

El secretario de Transporte, Diego Martínez Palau, muy emocionado expresó: “Es un sueño que desarrollamos con la gente de la EPTM. Francisco Losada (director de la empresa) cuando lo vino a plantear parecía una utopía pero el Gobernador confió; y con mucho esfuerzo y horas de trabajo, hoy tenemos el agrado de poder presentar el primer prototipo de trole fabricado a nivel nacional.”

La unidad desfiló en la Vía Blanca, junto a todos los carros vendimiales por las calles del centro mendocino.

El trole fue construido por personal de la EPTM y por la reconocida Empresa Materfer y cuenta con las siguientes características:

12 m de largo

Piso bajo

Rampa de acceso para discapacitados

Aire acondicionado

Calefacción

Sistema de tracción eléctrica de corriente alternada

Suspensión neumática

Capacidad para 37 personas sentadas y 50 paradas.

Por su parte, Francisco Losada, director de la Empresa Provincial de Transporte, dijo “Siento una satisfacción enorme por haber cumplido con este objetivo y por el profesionalismo con el que trabajaron todas las personas que participaron. La idea ahora, es construir aproximadamente 15 modelos más durante este 2013”.

La incorporación de este vehículo convertirá a la EPTM en una empresa modelo dentro del marco de la provincia, del país y también de Latinoamérica.

– ¿De dónde surgió la idea? ¿Cuál es el equipo que la desarrolló?

Francisco Lozada: La idea surgió como consecuencia de que las unidades que actualmente circulan ya están con su vida útil prácticamente cumplida. Las insuficiencias que se nos han ido generando en la prestación del servicio y la posibilidad de encarar un desarrollo de tipo local es una especie de ansiedad que existía aquí en la empresa.

A partir de allí se empezó a trabajar con personal de la empresa para poder iniciar el desarrollo del proyecto.

Federico Sandoval: La idea se desarrolló con elementos y recurso humano propios que es lo importante en este proyecto. Técnicos y personal trabajaron para poder desarrollar el trolebús en la medida de las necesidades de la empresa. Esto busca brindar el servicio con ciertas especificaciones técnicas, distintas a los coches a los que nosotros estamos acostumbrados.

Que las unidades utilizadas hayan sido siempre de origen extranjero nos ha traído problemas técnicos para poder brindar el servicio con normalidad porque no tienen la resistencia que necesitan para las calles de Mendoza. Con este nuevo vehículo esperamos no tener ese inconveniente y poder brindar un mejor servicio a corto plazo.

– ¿La ventaja de esta propuesta es que fue diseñada por quienes poseen un conocimiento acabado de la empresa, de las necesidades de los usuarios, de lo que hace falta mejorar?

FS: Y tienen una experiencia en la empresa importante. Gente que lleva muchos años de servicio, muy capacitada en el trabajando en trolebuses.

– ¿Qué características tendrá el trole mendocino?

FL: Las características se orientan a lo que es un vehículo de concepción moderna de transporte urbano.

Básicamente se tomaron dos definiciones técnicas que también son políticas; el vehículo tenía que estar dotado al menos de dos cuestiones que son irrenunciables para lo que es la política de la empresa a futuro: una que el vehiculo sea del tipo piso bajo, que permita el acceso con facilidad sin tener que utilizar las escaleras o escalones que tienen actualmente los colectivos de troles; con rampa para acceso de personas que utilizan silla de ruedas y la otra es que tenía que tener aire acondicionado. La idea reúne algunas características de confort básica en la era moderna.

Por otra parte, la unidad tiene una capacidad de aproximadamente 80 pasajeros para transportar y la concepción tecnológica del vehículo es la de un trolebús de última generación pero con el desarrollo de una tecnología que es bien local. Mezclando tecnología de punta con las necesidades de nuestras prestaciones de servicio. El trolebús tiene que tener una resistencia determinada para nuestras calles y tiene que contar con una determinada dureza y rigidez que en los vehículos importados no conseguimos.

FS: Sobre todo por la cantidad de pasajeros que transportamos. Somos un transporte público que por día esta trasladamos una cantidad considerable de pasajeros lo cual hace que las unidades vayan llenas. Esa resistencia los vehículos importados no la tienen, nosotros creemos que con este modelo si lo vamos a cumplir.

– ¿Qué va a tener de mendocino y qué de otro lugar?

FL: De mendocino tiene todo: el desarrollo de la idea, el desarrollo tecnológico, la disposición tanto de lo que es la parte electromecánica, la disposición de los equipos. Todo eso es desarrollo local de la empresa.

Lo que hemos hecho es comprar los materiales para poder armarlo porque la empresa no fabrica unidades.

Pero si todo el proceso de desarrollo ha sido nuestro. La cantidad de personal que ha trabajado y que a puesto horas a disposición es un pequeño equipo, pero que ha sido bastante colaborador en el desarrollo.

Jacinto Villegas: A esto deberíamos sumar también que, si bien el carrozado se está haciendo en este momento en Buenos Aires, toda la proyección estética y el perfil que se le ha querido dar también es local realizado por personal técnico de la empresa.

– ¿La idea es que este modelo se fabrique para cubrir la necesidad de la empresa y que en el futuro todas las unidades cumplan con el mismo proceso?

FL: La idea es llegar a estandarizar la empresa con el prototipo. Pensamos que esto va a ser en serie. De hecho ya hemos pedido una partida presupuestaria el año pasado, para este año empezar a buscar la fabricación en serie. Pero además, también existen intereses de otras provincias. Esto es real, nos ha llamado gente de Córdoba y Rosario que son las otras dos ciudades en donde circulan trolebuses que están interesados en este desarrollo. Si mañana se vende para afuera, mejor todavía.

– ¿Se podría llegar a exportar?

FL: Se podría por ejemplo a Chile, en Valparaíso tienen trolebuses. A Ecuador, Quito es una de las ciudades de las más importantes de Sudamérica que cuentan con este servicio. La cantidad de ciudades a las que se puede llegar a exportar son muchas pero la idea siempre ha sido pensada para cubrir las necesidades de nuestra empresa. Podemos decir que es un producto pensado para nosotros, para los mendocinos pero que puede llegar a tener una producción muy grande.

FS: Lo importante también son los costos. El prototipo se pensó para reducir costos porque salir a comprar al mercado extranjero trolebuses nuevos tiene un costo muy elevado en cambio este prototipo puede ser técnicamente comparado con trolebuses europeos.

-¿Esto puede significar en un mediano plazo más trabajo para mendocinos, ampliar la empresa?

FL: La idea es que la EPTM participa en el desarrollo del proyecto en un porcentaje. La finalidad de la empresa es la prestación de servicio de transporte no la fabricación, pero vamos a ser socios en el proyecto.

De hecho el prototipo lleva la marca de la EPTM inserta en la trompa del vehículo y en la parte posterior. Seremos copropietarios de esa unidad junto con la firma que lo vaya a desarrollar en el futuro.

(La empresa responsable del armado del prototipo es MATERFER, una de las mas grandes de la Argentina dado que en Mendoza no existe ninguna fábrica de carrocerías)

– ¿Podemos hablar de montos? ¿Cuánto cuesta una unidad?

FL: En el exterior, según el tipo de trolebús y el origen del mismo, el costo de arranque está, sin traslado, en el orden de los 250 mil o 300 mil dólares. Estamos hablando de un vehículo usado que no cumple con los estándares de calidad que hemos puesto, es decir que sea de piso bajo y tenga aire acondicionado.

A eso habría que sumarle los costos de traslado desde el lugar de origen hasta acá. Hay algunos vehículos que cuestan hasta 1 millón de dólares o más.

El costo de este modelo va a ser en alrededor de los 200 mil o 210 mil dólares.

¿Cómo se imaginan la empresa después de que estas unidades estén funcionando a pleno?

JV: La visión de la empresa más allá del crecimiento en infraestructura tiene como premisa fundamental: satisfacer las necesidades del mendocino, del usuario. Creo que esta nueva propuesta, este nuevo desafío del gobierno a través de la EPTM apunta a esto, a tener mayor impacto, brindar un transporte óptimo con altos niveles de perfeccionamiento y con la satisfacción de necesidades básicas. Nuestro objetivo es lograr un mayor beneficio de los usuarios, el aire acondicionado, el piso bajo.

FS: Si el proyecto sigue bien y sale todo como esperamos, la idea es poder ir renovando el parque móvil de trolebuses a un ritmo de 8 a 10 unidades por año. Como empleados el sentimiento sería primero seria un orgullo muy grande y segundo la conformidad de poder brindarle a los mendocinos el servicio que realmente se merece, teniendo un parque móvil nuevo, prácticamente cero kilómetro.

Esto se deriva del cálculo de incorporar 8 o 10 trolebuses por año, en 3 o en 4 años vamos a tener una flota total de trolebuses nueva con 3 años de antigüedad, comparada a la que estamos acostumbrados a utilizar que no es menor de 30 años. Creo que vamos a poder disfrutar de un servicio de excelencia.

FL: Me imagino una empresa que siga creciendo, que tenga mejor capacidad de transportación, que utilice un vehiculo que en términos de ecología tenga un menor consumo que los vehículos que actualmente utilizamos. Esto nos convertirá en una empresa de tipo modelo no solamente dentro del marco de la provincia, sino dentro del marco del país y también a nivel Latinoamérica.

Creo que eso es lo que se imagina cuando podamos ver a la totalidad de flota con trolebuses cero kilómetro.

– ¿Cuáles son las dificultades que se presentaron para intentar ser una empresa estatal con ideas innovadoras y llevar a cabo esas ideas?

FL: Hubo escollos de todo tipo. El proyecto se desarrolló, nosotros lo fuimos armando. Hubo que hacer toda una estructura de ingeniería jurídica para poder armar la licitación porque las características propias de nuestra legislación hace que esto sea bastante dificultoso.

Hubo que desarrollar una ingeniería respecto de cómo elaborar los pliegos, los mecanismos de compra, hablar con los distintos oferentes que tenía el mercado para poder asegurarnos la producción. Tuvimos algunas dificultades con los tiempos de entrega para poder ir armando las cosas pero las hemos ido sorteando satisfactoriamente y la verdad es que estamos ansiosos por verlos andar.

JV: También deberíamos rescatar y destacar la labor del sector técnico mecánico de la empresa que pasó muchas vicisitudes porque no es simplemente ensamblar un motor estándar como nosotros nos imaginamos de nuestro vehiculo, un micro o camión. Estamos hablando de componentes eléctricos y electrónicos que muchas veces no se conseguían, que otras muchas veces no estaba la disponibilidad monetaria para adquirirlos, porque gran parte de los mismos eran importados. Los muchachos han sabido poner toda su capacidad a la mano de este proyecto de la empresa para que esto sea factible y podamos disfrutarlo dentro de poco tiempo.

]]>