Con el objetivo de fortalecer a los pequeños productores vitivinícolas, el Ministerio de Agroindustria y Tecnología puso en marcha esta mañana, lunes 11 de marzo, una nueva herramienta financiera para la elaboración y compra de uva varietal.

Esta herramienta permitirá a los productores recibir un adelanto de $200 por quintal hasta 1500 quintales en el caso que los establecimientos compren la uva y de $200 por quintal hasta $300 mil para la elaboración de vino. Esta operatoria será ejecutada a través de Mendoza Fiduciaria S.A.

El crédito, que tendrá una tasa de interés del 9.425%, se monetizará en tres pagos: dentro de los 10 días de la presentación de la documentación correspondiente, a los 30 días posteriores del primer desembolso siempre que se haya completado la transferencia fiduciaria del volumen de vino tinto varietal correspondiente y dentro de los 60 días. El reintegro del capital se amortizará en dos cuotas iguales con vencimiento los días 15 de noviembre y 15 de diciembre de 2013

El subsecretario de Industria y Tecnología, Martin Hinojosa señaló: “las bodegas podrán adquirir la línea de crédito y el monto será transferido directamente al productor”. Agregó que “de esta manera el productor recibe el monto y garantiza la operación con la inmovilización del vino”.

Hinojosa explicó que el precio de la uva no puede ser inferior al del año pasado, por ello, a través de esta operatoria “se busca incentivar a que los productores elaboren el vino y defiendan el precio de sus productos”.

Por su parte, Barg precisó que “esta herramienta va a permitirle al productor tener una herramienta de negociación”. A su vez mencionó que “es una política activa de este Gobierno fortalecer el sostenimiento del pequeño productor, que es el eslabón más débil de la cadena”. Remarcó “hay una serie de esfuerzos que se vienen haciendo del Estado Nacional y Provincial como es la implementación del Programa Proviar donde se han destinado más de $300 millones y se destinarán $300 millones más para una segunda etapa, entre otras medidas”.

Respecto a la operatoria de mosto, donde el precio mínimo a pagar por las uvas comunes destinadas a la elaboración de mosto es de $1,50 por cada kilogramo, el funcionario explicó que la clausura de reajuste permitirá que las ganancias se destinen 50% para los productores y 50% para el fideicomiso, destacando que esta medida es la primera vez que se hace en el sector vitivinícola”.

Finalmente Barg subrayó que “se viene trabajando con el Instituto Nacional de Vitivinicultura en los pronósticos de cosecha donde a través del Instituto de Desarrollo Rural se ha tenido un mayor involucramiento para logar un pronóstico más confiable y con mayor participación por parte de la Provincia”.

]]>