El mayor productor mundial de mineral de hierro analiza postergar tres años el inicio de producción de su millonario proyecto de potasio en la zona de Malargüe, en Mendoza, por recortes en sus planes de inversión. Además, pediría al gobierno argentino rebajas tributarias y un mejor tipo de cambio para poder enfrentar la suba de costos del emprendimiento. Así se sostiene en un cable de la agencia Reuters que cita a fuentes del mercado, y en el cual se recuerda que la minera brasileña controla desde 2009 el proyecto de potasio Río Colorado, que contempla la construcción de una mina, un tendido ferroviario y un puerto con una inversión de u$s 6.000 millones. La obra podría convertir a la Argentina en uno de los cinco mayores productores mundiales de potasio. Pero según Reuters, la empresa enfrenta una vertiginosa suba de costos debido a la alta inflación, que los economistas privados ubican el 25% anual. Reuters recuerda que 4.000 trabajadores se encuentran en receso por tiempo indeterminado mientras Vale revalúa el proyecto. En este marco busca obtener exenciones en el pago del IVA para sus gastos destinados al emprendimiento hasta iniciar la producción, originalmente calculada para fines de 2014. También pide un mejor tipo de cambio para las divisas que ingresen al país con ese objetivo. “El proyecto va a ir más lento que lo previsto. Posiblemente comience a producir en 2017 o 2018”, dijo a Reuters una fuente del mercado que pidió no ser identificada. Otra fuente sectorial ratificó esas informaciones. En tanto, un funcionario del Gobierno reveló a la agencia de noticias también bajo condición de anonimato que Vale había solicitado una exención en el pago del IVA. Los voceros explicaron que la minera busca un ahorro impositivo de u$s 1.000 millones y también liquidar las divisas que ingresa a Argentina a un valor mayor al actual. Portavoces de Vale consultados por Reuters prefirieron no hacer comentarios. Pero desde las oficinas de la empresa en Río de Janeiro reiteraron que la empresa había prorrogado el receso de los trabajadores en Mendoza mientras “analiza variaciones en los fundamentos económicos del proyecto”. En la Secretaría de Minería tampoco respondieron las consultas de Reuters. En tanto, el gobierno mendocino emplazó a Vale a que retome las obras bajo advertencia de aplicar fuertes sanciones. De hecho, ayer el gobernador provincial, Francisco Pérez, viajó a Buenos Aires para mantener un encuentro con el ministro de Planificación Federal, Julio De Vido, y ejecutivos de Vale, para buscar en ese encuentro tripartito una solución que permita darle continuidad de Potasio Río Colorado. Al respecto, el vicegobernador mendocino, Carlos Ciurca, en diálogo con radio Mitre Mendoza, dijo que “tenemos que defender Mendoza y las fuentes de trabajo de los mendocinos. Muchos están trabajando en el proyecto y hay que lograr el equilibrio entre la petición de la empresa y lo que el Estado tiene como responsabilidad”. Vale comunicó el jueves pasado al personal que el receso en sus actividades iniciado el 21 de diciembre iba a continuar “por tiempo indeterminado”. Al menos 30 firmas, entre contratistas y subcontratistas, acusan riesgo de corte en su cadena de pagos por el freno de esta obra.

]]>