El Consejo Administrativo de la minera brasileña Vale se reunirá hoy para determinar si continúa con el proyecto para la extracción de potasio en la mina Río Colorado, en la provincia de Mendoza, iniciativa que fue suspendida “indefinidamente” en diciembre pasado.

El proyecto, según reveló la edición en Internet del diario Folha de Sao Paulo, deberá ser abortado por la empresa brasileña para “cortar costos” y reducir el portafolio de activos, en una situación que de acuerdo con el rotativo creó malestar dentro del gobierno brasileño, que apoya la iniciativa de explotación mineral.

El gobierno brasileño, según Folha, presionó para que Vale suspendiera el proyecto y no lo cancelara definitivamente como tenía previsto, debido a factores como la devaluación del precio internacional de los metales y las exigencias laborales y fiscales en la Argentina.

En la reunión de hoy, Vale deberá también proponer su retirada de la explotación de 18 bloques petrolíferos, de su participación en la fabricante de aluminio noruega Norsk Hydro y la venta de su flota de 19 navíos Valemax. Con esa reducción, la empresa generará u$s 4.000 millones más de caja y seguir la línea de 2012, cuando por acciones parecidas captó u$s 1.400 millones.

El proyecto se presentó con presupuesto inicial de u$s 4.000 millones de dólares y en la actualidad se elevó hasta los u$s 5.900 millones, pero fuentes de la empresa apuntaron que la cifra definitiva alcanzará hasta los u$s 11.000 millones.

Vale, líder mundial en la producción de hierro y que en 2012 no obtuvo sus mejores resultados, ya desembolsó u$s 1.800 millones para el proyecto de Río Colorado, mina que debía entrar en funcionamiento en la segunda mitad de 2014.

El emprendimiento minero de Río Colorado fue definido como “estratégico” por la presidenta Cristina Kirchner durante su presentación oficial, en julio pasado. La compañía estima que las reservas de potasio de la mina ascienden a 430 millones de toneladas y la capacidad de producción podría ascender hasta los 4,35 millones de toneladas, lo que situaría a Argentina como el quinto productor mundial.

]]>