La multinacional minera brasileña Vale decidió hoy finalmente suspender la construcción del proyecto Potasio-Río Colorado en Malargüe, según lo anunció a través de un comunicado.

La empresa justificó la medida en que “en el actual contexto macroeconómico, los fundamentos económicos del proyecto no están en línea con el compromiso de Vale con la disciplina en la inversión de su capital y con la creación de valor”, señaló el texto.

La compañía dio a entender además que prescindirá de los más de 4.000 trabajadores contratados ya que, dijo, “en el caso de que se reinicie el emprendimiento, será dada preferencia a los trabajadores actuales del proyecto”.

Finalmente la empresa aseguró que “continuará cumpliendo con los compromisos relativos a sus concesiones y seguirá buscando soluciones que mejoren los fundamentos económicos del proyecto, para en ese momento, evaluar su reinicio”.

Esta es una de las principales preocupaciones de las empresas que tomaron créditos para equiparse con contratos firmados pero también con la confianza de que el proyecto llegaría a buen puerto.

Los empresarios contratistas tendrán mañana una reunión con autoridades de Vale para conseguir la promesa de que se cumplirá con los compromisos.

La decisión le llegó al Consorcio Río Colorado también por el mismo comunicado. CRC es la UTE constructora de la mina y quien contrata la mayor cantidad de la mano de obra.

Hoy tienen más de 3.500 empleados, de los cuales más del 75% son mendocinos.

Consultados por Los Andes por la paralización del proyecto, fuentes del consorcio aseguraron haberse enterado a través del comunicado oficial de Vale y dejaron entrever su preocupación por los compromisos asumidos en términos económicos y financieros.

Un panorama que se veía venir

La actividad en el predio estaba paralizada desde finales de 2012 y debía haberse retomado el 7 de enero, pero eso nunca sucedió. La compañía lo estiró primero una semana, luego otra y otra más hasta que hoy finalmente tomó la decisión de paralizar las obras por las fluctuaciones del mercado internacional que repercuten en su flujo de caja.

Luego de aprobar un presupuesto anual para 2013-2014 de U$S 600 millones, la obra en el predio de Malargüe había “cerrado por vacaciones” el 21 de diciembre y licenció a más de 4.200 empleados entre contratistas y subcontratistas, que debían volver a trabajar en enero.

Vale y las empresas contratistas garantizaron los sueldos hasta marzo inclusive pero a partir de abril su destino es incierto.

]]>