El proceso de ampliación de la planta empezó en 2012 y demandó una inversión de 26,6 millones de euros, de los cuales la mitad se destinó a proveedores locales. “Se renovó toda la línea de producción con la última tecnología con que cuenta la empresa en el mundo”, explicó López. “Se instalaron una nueva trituradora primaria de roca de yeso que duplica el rendimiento de la anterior y un nuevo sistema de calcinación de yeso, que triplica el volumen de producción de yeso que teníamos. Finalmente, se duplicó la extensión de la línea de fabricación de placas y se construyeron 1.000 m2 cubiertos para albergar las nuevas instalaciones. Esto nos permite aumentar la producción de placas de yeso un 50%. Además, se trata de tecnología de última generación, altamente eficiente, que permite ahorrar energía y reducir el impacto ambiental”. Inaugurada en 2001 con una inversión inicial de 41 millones de dólares a los que se sumaron ampliaciones sucesivas por otros 7, 5 millones, la planta fabrica hoy los tres componentes principales de los sistemas de construcción en seco Knauf: las placas de yeso, los perfiles de acero galvanizado en que se montan las placas y la masilla para el tomado de juntas. Su producción abastece al mercado nacional y se exporta a Chile, Uruguay, Paraguay y Bolivia.
]]>