Durante el encuentro en Buenos Aires, funcionario y empresario analizaron el quehacer de la producción primaria de yesos y la inauguración el 5 de junio de la ampliación de la planta de yesos de Knauf ubicada en Lujan de Cuyo, Mendoza. Se trata de una segunda ampliación, ya que en 2013 Cristina Fernández por videoconferencia había puesto en marcha la primera ampliación.
La misma contó con una inversión de 180 millones de pesos para la ampliación en un 50% de su capacidad instalada, con transferencia de tecnología alemana de punta, lo que la convertirá en la mayor fábrica de placas de yeso de Sudamérica.
Las producción estimada es de 170 mil toneladas anuales de mineral de yeso que se industrializa en la planta de producción y de allí satisface un 38% de la demanda del mercado nacional.
Cabe destacar que las placas de yeso que se fabrican en Luján se hacen a partir de las reservas minerales extraidas en el norte de la provincia, departamento de Las Heras; y en el sur, Malargüe.
En tal sentido, López señaló que el operador tiene también previsto poner en el mercado la minería primaria en Malargüe, para producir dos nuevos productos industriales de yeso de base minera: masilla de yeso y polvo de yeso, “lo que constituirá un nuevo desafío industrial, permitiendo agregar valor local y sustituir importaciones”.
El consumo per cápita de placas de yeso en el mundo ubica a Estados Unidos en el primer lugar con 12 metros cuadrados per cápita; Europa en su conjunto, con 2,5 metros cuadrados per cápita; y Sudamérica con 4 metros cuadrados per cápita.
Del total de consumo de Sudamérica, 0,75 m2 corresponden a Argentina, colocándola en el tercer lugar como consumidora de este mineral, “como un mercado con potencial de crecimiento, permitiendo a Kanuf ser optimistas en cuanto a la demanda local”, indicó López.
Se trata de la transformación local de una materia prima minera nacional a la cual se agrega valor industrial con trabajo nacional.
]]>