Entrevista a Juan Carlos Junio, a cargo de la presidencia de Banco Credicoop

¿Qué balance hace del 2012, un año marcado por la dura crisis internacional? La actividad bancaria en general y nuestra entidad en particular tuvieron un buen año. Es más diría que muy buen año. Nuestros depósitos crecieron un 30% y nuestra cartera de créditos lo hizo en un 29%. Todo esto con un índice de mora muy bajo, que no supera el 1,8% de todos los productos. Esto demuestra que nuestros asociados y, los clientes en general, mantienen la solvencia pese a la pequeña caída de la actividad producto del cimbronazo en el corazón del sistema capitalista, como es Europa y Estados Unidos, y de la mala cosecha. Además, la liquidez en el sistema sigue siendo muy buena.

En este contexto, ¿qué planes tiene la entidad para 2013? Queremos seguir expandiéndonos, en especial en el interior del país, que es donde está el motor de la economía argentina. Tenemos una fuerte convicción por apoyar las economías regionales y consideramos que la estatización de YPF permitirá reactivar la actividad petrolera. Por eso, de las cinco nuevas sucursales que tenemos proyectadas para 2013, dos (Cutral-Có y Caleta Olivia) se abrirán en provincias con una fuerte producción hidrocarburífera. Además sumaremos locales en La Pampa (Santa Rosa), Catamarca y Lanús. Creemos que la inercia de la actividad será positiva y nuestro desafío seguir ofreciendo las tasas más bajas del mercado, algo que el sistema bancario en general está en deuda con sus clientes. El objetivo es continuar aumentando nuestro cartera de asociados, 900 mil a nivel nacional, de los cuales cerca de 100 mil son mendocinos. ¿Qué proyección hacen de la economía para 2013? Vemos mejores señales tanto locales como desde el exterior. En principio, la cosecha será más importante que la de 2012, afectada por La Niña, habrá mucho menos vencimientos de deuda, que el año pasado se llevaron US$ 11 mil millones, y el Estado no tendrá que pagar el cupón del PBI. Por eso, estimamos que la inversión social seguirá en aumento, lo que se traducirá en mayor obra pública. Además, las medidas tomadas reducirán la fuga de divisas, que en 2011 fue de US$ 21 mil millones a US$ 3 mil millones. Por otra parte, y más allá de la caída de los mercados europeos, Brasil se recuperará y pasará de crecer del 0,9% al 2,7%. Esto repercutirá en la actividad automotriz, una de las más dinámicas que ha tenido la economía argentina en los últimos años. La inflación es uno de los problemas que más afecta a los consumidores. ¿Considera apropiadas las medidas tomadas desde el gobierno? Es una preocupación el crecimiento de los precios, pero tengo que decirle que no estamos de acuerdo con los planes anti inflacionarios que apuntan a enfriar la economía, porque creemos que la activación del mercado interno y la creación de riqueza generan efectos igualadores en la sociedad. En todo caso, consideramos que para controlar la inflación hay que profundizar las políticas de control de precios y llegar a los verdaderos formadores de valor y los principales eslabones corporativos de distribución. Hoy como esta planteado el acuerdo de precios es quizás insuficiente. En definitiva, creemos que hay que actuar sobre los monopolios, que son los que forman los precios. Es más, en nuestro país no hay rama económica en la que el 70% de la producción total no esté repartida en más de cuatro o cinco empresas. Como diputado nacional, estamos analizando presentar un proyecto para intervenir sobre la rentabilidad excesiva de las empresas, cuando su ganancia esté relacionada con el aumento de precios.

]]>