El presupuesto previsto ronda los U$S 30 millones y se presentaron dos empresas y una UTE (Unión Transitoria de Empresas). Las obras están previstas que comiencen a principios de 2015. En m2 los reservorios equivalen a 100 canchas de fútbol y en volumen a 10 lagos del Parque General San Martín. Las obras también contemplan la modernización de canales en una extensión de 40 kilómetros. Oscar Carletto, inspector de cauce de la inspección Gobernador Gagigliana Segura (San Martín), aseguró “que las obras evitarán infiltraciones y roturas de canales” además de beneficiar a toda la cuenca del río Mendoza al impermeabilizar la red terciaria”. En cuanto a los reservorios, el inspector de cauce explicó “que ayudarán a mantener la estabilidad del agua en los canales, porque a veces se producen fluctuaciones con el agua que proviene del (dique) Cipolletti”, y cuando existan bajas podrán sacar agua del reservorio y mantener el coeficiente (medida utilizada para el turno de riego) durante el turno y “así durante toda la época estival, que es cuando utilizamos el agua”. Y agregó: “Además, si tenemos lluvias en exceso, si bien perjudica a los cultivos, al menos la podemos reservar y no desperdiciarla tirándola al río”. Por su parte, Juan Pablo Yapura, jefe de Gabinete de Irrigación, aseguró que es una “obra estratégica para Mendoza” y que frente a los años de emergencia hídrica que está atravesando la provincia “se están tomando decisiones de importancia” con miras al futuro. También remarcó la inversión que se hará con fondos nacionales y provinciales, ya que rondan los 300 millones de pesos, “lo cual es superior al presupuesto anual que el Departamento General de Irrigación destina a su funcionamiento”. Por último, destacó el acompañamiento de la “comunidad de regantes” ya que son los “protagonistas y destinatarios de las obras”. Detalle de los trabajos El Departamento General de Irrigación (DGI), modernizará la Red Terciaria del Tramo Inferior del Río Mendoza, en el departamento de San Martín. La inversión será de U$S 30 millones aproximadamente y beneficiará a 2 mil productores de la zona, incrementando la producción de 10 mil hectáreas. Hoy se realizó la apertura de sobres de la licitación y el período de entrega/construcción es de 36 (treinta y seis) meses o 3 (tres) años. El inicio de obra está previsto para principios de 2015. La modernización de la Red comprende la mejora de canales del sistema hídrico y la construcción de tres reservorios que albergarán 1 millón de m3 de agua, que en dimensión de superficie, son el equivalente a 100 canchas de fútbol y de volumen a 10 lagos del Parque General San Martín. Las obras se llevarán a cabo en sexta zona de riego, que comprende a los distritos de Tres Porteñas y El Central, en San Martín. Se trata de una importante obra hídrica que permitirá incrementar la producción de la zona a través de un uso eficiente del agua de riego, dando mayor equidad en entregas. La obra en su totalidad implica la impermeabilización de 16 tramos de hijuelas (canales de distribución de agua) que suman 40 kilómetros de revestimiento. De ese total, 33 km corresponden a secciones rectangulares de hormigón armado y 7 km de hijuelas entubadas. Además se construirán 3 reservorios de regulación diaria, que suman 1,09 hm³ de volumen de almacenamiento y ocupan una superficie de 42ha. También se incluye la construcción de 300 secciones de aforo (puntos de medición). El conjunto de estas obras ayudarán a moderar las consecuencias del cambio climático. Reservorios, la clave Menos nieve, más lluvia en el llano y aumentos de temperatura. Estas son las alertas que está recibiendo nuestro planeta Tierra, y de no reducir las emisiones de dióxido de carbono cada vez será más complejo. Por ello, es que se vuelve importante la realización de reservorios o embalses artificiales que permitan almacenar el agua para racionalizarla de manera eficiente, y ocuparla cuando las necesidades de la producción así lo requieran. De esta manera se contribuirá al desarrollo sustentable del área y mejora de la calidad de vida. “Los reservorios pueden absorber variaciones de caudales; recepcionar excedentes ocasionados por lluvias; y guardar agua en determinados momentos para distribuirla en otros. Por ejemplo, un horticultor puede acortar el tiempo que separan sus turnos de riego. Si el canal está distribuyendo cada 20 o 30 días, el productor puede, con el uso del reservorio, regar un “entre turno”, logrando regar cada 10 o 15 días”, aseguró el Superintendente de Irrigación, José Luis Álvarez.
]]>