Desde hace más de 50 años, Grupo LTN se dedica al campo de la refrigeración en Mendoza a través de 3 empresas: Bervill S.A., Friolatina y Acerolatina S.A.

En 2021, la compañía creó el proyecto “Escuela de montajistas” desde donde comenzó a capacitar a mujeres en construcción no tradicional.

Al respecto, conversamos con Leandro Bernardi, coordinador de proyectos de Grupo LTN.

“Dentro de la empresa tenemos un espacio de formación ya que detectamos la necesidad de capacitar a personas en construcción no tradicional e instalación de paneles, un producto que ha crecido mucho durante los últimos años.

Leandro Bernardi, coordinador de proyectos de Grupo LTN

En 2018, nuestro equipo de obras e ingeniería comenzó a desarrollar capacitaciones de manera interna a diferentes contratistas con muy buenos resultados. Eso nos motivó a armar un proyecto integral, que no solo tuviera en cuenta los aspectos técnicos, sino que también incorporara habilidades blandas, tan importantes para el desempeño laboral hoy.

En 2021, invitados por la Municipalidad de la Ciudad de Mendoza (que ya venía trabajando con un grupo de mujeres), VALOS y el IPV, desarrollamos 2 cursos. De ellos participaron 12 mujeres del Barrio La Favorita y Flores junto a egresadas de la escuela Pablo Nogués”.

Una formación integral

Además de las técnicas en construcción no tradicional e instalación en seco con enfoque medioambiental, durante la formación se desarrollaron habilidades para la autogestión. La agenda de trabajo constó de 3 módulos, con una parte teórica y prácticas en equipo.

“Una vez finalizada la capacitación seguimos trabajando en conjunto. Organizamos una serie de charlas sobre emprendedorismo, administración del dinero y otras temáticas relacionadas. También armamos un equipo de trabajo colaborativo junto a instaladores experimentados, que brindan este servicio de manera independiente, para mejorar la técnica y transferir sus conocimientos”, comenta Leandro Bernardi.

En cuanto al impacto social del programa, destaca: “Creemos que es muy importante que las mujeres puedan insertarse laboralmente en oficios tradicionalmente masculinos. Ha sido muy interesante poder acompañarlas en este proceso y la iniciativa fue distinguida por la Legislatura de Mendoza. Un dato que nos llena de alegría es que las egresadas de la escuela Pablo Nogués que participaron del programa, decidieron continuar sus estudios e ingresaron a las carreras de Arquitectura e Ingeniería.

El próximo paso es contar con un canal formal de educación. Ya hemos trabajado con la Dirección General de Escuelas, tenemos convenios con la UNCuyo y nos hemos acercado al ITU. Es interesante la mirada de esta institución que trabaja en conjunto con las empresas, adaptando los programas educativos a las necesidades reales de las industrias. Este es el camino para que el proyecto perdure en el tiempo y se generen nuevas oportunidades de empleo”.