La joven bodega boutique Finca Familia Robles, identificada con la revalorización del Este mendocino y cepas no tradicionales como el Pedro Ximénez, lanzó al mercado su apuesta sustentable: la Colección Biósfera.

Se trata de una serie de tres vinos elaborados en homenaje a tres especies de la fauna típica de la Reserva de la Biosfera de Ñacuñán, (Santa Rosa): Pichiciego, Marmosa y Gato Andino.

“Esta línea surge como una necesidad personal del proyecto y la familia de poner en valor el cuidado de la tierra y promover un compromiso ecológicamente sustentable con nuestra flora y fauna”, explica Bartolomé Robles, propietario de la bodega.

En el proyecto Biósfera confluyen guardaparques, artistas y enólogos con una fuerte responsabilidad con el cuidado del ambiente. Uno de ellos, el dibujante mendocino Chanti, que comparte con Finca Familia Robles el amor por tierra y los animales y que aportó su genialidad única para crear junto al diseñador Jorge Ruta los personajes de las etiquetas y darles vida de tal modo que se parezcan a los vinos.

“El Pichiciego es un animalito de un rosa muy pálido, y el vino rosado con su nombre es casi piel de cebolla también y en boca se presenta suave y fresco. La Marmosa, el más pequeño de los marsupiales y que en Mendoza se llama comúnmente comadreja, es pálida y tiene la particularidad de que casi no se deja ver, y tiene un rostro con expresiones graciosas. Para ella elegimos una Bonarda sutil. El Gato Andino, por su parte, es un animal precioso, un lujo que se deja ver muy poco. A él, dedicamos un Malbec agradable, redondo, sedoso”, detalla Robles.

Estos animales están en peligro de extinción y algunos en etapa de recuperación y por eso, en línea con el compromiso ambiental de la bodega, la Colección Biósfera destina un porcentaje de las ventas a la Reserva Ñacuñán.

Los vinos de la Colección Biósfera se venden en una presentación especialmente preparada para promover el cuidado de la fauna y flora autóctonas de Ñacuñán: una caja que contiene una botella de cada uno y el libro “El desierto del Monte: La Reserva de Biosfera de Ñacuñán”. El precio sugerido es de 2.500 pesos.

Fichas técnicas

Marmosa
Colección Biósfera
100% Bonarda 2020
Entre bosques de algarrobo y a luz de la luna, se pasea donosa, elegante y graciosa.
Una Bonarda de un rojo profundo.
En nariz presenta aromas a cereza junto, ciruelas y un sutil toque de vainilla. El vino en boca presenta una buena textura y taninos de intensidad media, dulces y equilibrados.
Se recomienda consumir entre 16 y 18 ºC.

Gato Andino
Colección Biósfera
100% Malbec 2020
Muestra un color violeta oscuro e intenso con matices azulados.
Muy bien equilibrado, con aromas dominantes de cereza, ciruelas y especias, aroma sutil a roble.
En boca es persistente y de gran
alcance, de taninos redondos y dulces.
Se recomienda consumir entre 16 y 18 ºC.

Pichiciego
Colección Biósfera
Rosado de Bonarda y Malbec
De color rosa claro.
Vino frutado, fresco.
De boca redonda y armoniosa
Se recomienda beber bien frio, de 9 a 11 ºC

Reserva de la Biosfera de Ñacuñán: una de las 15 de Argentina

Las Reservas de la Biósfera son territorios que tienen por objetivo armonizar la conservación de la diversidad biológica y cultural y el desarrollo económico y social a través de la relación de las personas con la naturaleza. Existen 701 reservas de biósfera en 124 países diferentes. En Argentina hay quince y Ñacuñán es la única de Mendoza. Localizada en el departamento de Santa Rosa (160 km al sudeste de la ciudad de Mendoza).

Fue declarada reserva en 1961 y protege 12.880 ha de bosque nativo de algarrobo (Prosopis flexuosa) antes abundante en las zonas de pocas precipitaciones de Cuyo.