Los vinos gasificados que penetraron tanto en el gusto de los adolescentes sobre todo gracias a las promociones en las discos y bares, mantuvieron un consumo estable en volumen en el 2012 (4%) pero crecieron 18% en precio y 24% en facturación, en relación al año anterior. No obstante, los despachos sufrieron una caída algo superior al 10% como balance del año, según revelan las estadísticas del INV. El estudio de mercado de CCR para el Fondo Vitivinícola que realiza un sondeo en supermercados y minimercados de todo el país, indica que las marcas más vendidas de frizantes son cinco, dos de ellas pertenecientes al Grupo Peñaflor, grupo elaborador que sigue siendo líder en la categoría. Al cierre del 2012 el que lideró el segmento fue Frizze de Andean Vineyards (Peñaflor) seguido por New Age, el gasificado que se convirtió en caballito de batalla de la bodega Valentín Bianchi. De muy cerca le sigue el O2 de Chandon y vuelve a aparecer Peñaflor con Septiembre, elaborado por Bodegas Trapiche. El quinto lugar es para Suá de Bodega Dante Robino, quien se posicionó muy bien en los sitios de diversión nocturna con otro vino con burbujas, Novecento.

]]>