Nomacorc es la compañía líder mundial de tapones alternativos para la industria vitivinícola, fundada por el belga Marc Noël en 1999 con sede en Carolina del Norte, Estados Unidos y presente en los seis continentes. Sus productos son referentes a nivel global en términos de calidad e innovación continua con estándares de calidad que los lleva a ser elegidos para proteger 2.400 millones de botellas de vino a nivel global ostentando una participación cercana del 13% de este mercado.

En el mundo, Nomacorc posee más de 500 empleados. Bajo la dirección de su actual Presidente y CEO, Lars von Kantzow la empresa brinda soluciones de tapado para todos los segmentos de vino. La creciente demanda de sus productos la llevó a ampliar su sede americana conquistando en el 2001 el mercado europeo y a basar sus operaciones en el 2003 en Bélgica.  Durante el 2010 inauguró otro centro de producción en Yantai, China.

Hoy, Nomacorc anuncia su llegada a la Argentina, poniendo en marcha a principios del 2013 una planta industrial en la provincia de San Juan equipada con maquinarias de alta tecnología en elaboración de tapones de diferentes longitudes y calidades.

El proyecto demandó una inversión inicial de U$s 1 millón, destinados básicamente a la adquisición de tecnología y a la construcción de una moderna planta industrial dispuesta a poner en marcha las competencias claves de la compañía que incluyen innovación y excelencia operativa, asociaciones estratégicas con bodegas, instituciones académicas, proveedores y creadores de tendencias.

Nomacorc ofrece al mercado vitivinícola soluciones en el manejo de oxígeno para cada vino -factor clave para su buena evolución- logrando el mejor producto y conservando su identidad. En la fabricación de sus tapones la compañía emplea un proceso de co-extrusión patentado, método que permite elaborar tapones altamente uniformes  y con gran consistencia en la transmisión del oxígeno al vino. Cada tapón se adapta correctamente a las irregularidades del cuello de la botella dado que está compuesto por una espuma interna recubierta por una capa o piel flexible que se adhiere a las paredes del cuello manteniendo una apariencia y un tacto similares a los de un corcho natural.

“Pasamos por muchas barreras para quebrar los paradigmas y los preconceptos que podían tenerse sobre los tapones sintéticos. Muchos incluso hoy ven un tapón sintético y piensan equivocadamente que el vino está absolutamente sellado. Esto es un concepto erróneo: la verdad es que todos los tapones son permeables. Es más, la tecnología aplicada en este producto permite encontrar el flujo de oxígeno óptimo que busca el enólogo para cada vino”, explica Lars von Kantzow, Presidente y CEO  de Nomacorc.

El exitoso crecimiento de Nomacorc en Argentina se consolidó a partir de un producto de alta calidad a través de su distribuidor exclusivo Insumos Andinos,  empresa de capitales argentinos con varios años de experiencia en soluciones de tapado en el sector vitivinícola local, liderada por Eduardo Casaubon.

“El proyecto de instalarnos en la Argentina lo habíamos comenzado a gestar en el 2008 y estuvo motivado principalmente por el crecimiento del negocio del vino en la Argentina y por la difusión del uso de tapones sintéticos tanto para vinos destinados al mercado interno como para el de exportación”, dice Eduardo Casaubon. “La producción de la planta instalada en San Juan sustituye importaciones, dado que hasta el momento nos abastecíamos de un 100% con tapones del exterior. El alto costo de logística, capital inmovilizado, costos de almacenaje y esencialmente riesgo en retener un stock de productos personalizados aceleró esta decisión”, continúa Casaubon. “Actualmente, proveemos de nuestros productos a más de 150 bodegas argentinas superando en ventas los 85 millones de tapones Nomacorc durante el 2011. La tecnología que desarrollamos permite que hoy nuestros productos puedan proteger desde los vinos básicos hasta los de alta gama, finaliza el empresario.

El centro de operaciones cuyano advierte también la creación de nuevas fuentes de trabajo con un alto nivel de capacitación tanto en el país como en el exterior, comenzando con 25 a 30 empleados permanentes entre los que se contempla estudiantes y profesionales locales y un adicional de trabajadores externos en obra, transportes, seguridad, limpieza, entre otros colaboradores.

]]>