Con una inversión de U$D 1.200.000 dólares la Bodega Domaine Bousquet inauguró oficialmente Gaia Lodge, un hotel de 9 habitaciones y 18 plazas, rodeado de la belleza paisajística y arquitectónica, de Gualtallary, Tupungato, en el Valle de Uco, cuyo costo es de U$D 230 la noche. Se encuentra ubicado en Ruta 89, KM 7, Gualtallary, Tupungato.

La Experiencia Gaia se complementó con excelentes vinos, música cool, y delicias gastronómicas y la mejor energía que se amalgamaron el pasado martes 21 de diciembre para recibir el verano en Bodega Domaine Bousquet y celebrar la presentación oficial de Gaia Lodge, evento del que participó EcoVinos/Ecocuyo.

Gustavo Escande es el Director de Finanzas y Relaciones Institucionales de Domaine Bousquet. Era un alto ejecutivo del Banco Supervielle, donde ocupaba la Gerencia de Interior de la Banca Empresas, y se había instalado en Mendoza procedente de Buenos Aires para manejar desde Cuyo a todo el resto del país. Al retirarse del banco y hacerse cargo de la bodega, consiguió mucho financiamiento de manera directa que ha permitido a la empresa vitivinícola de capitales franceses conseguir grandes inyecciones de capital que posibilitaron por ejemplo este nuevo emprendimiento. Y por eso en esta inauguración había muchos representantes del sector financiero.

En relación al petit hotel, el edificio de GAIA Lodge es, justamente, un pequeño lodge dedicado al vino. Cuenta con 9 habitaciones y 18 plazas. Se trata de un espacio con un diseño arquitectónico en el que predominan las líneas rectas, que ha sido construido con materiales simples, como el ladrillo visto y el hormigón.

Está integrado por tres pisos bien determinados: la recepción y dos departamentos ideales para familias en la planta baja; los espacios donde se realizan las actividades sociales como el restaurante, livings y zona de lectura en el primer piso; y, por último, en el segundo piso, 5 suites para las que se priorizaron las vistas hacia la montaña y los viñedos mediante balcones orientados hacia el oeste, todas con baño privado.

La integración del lodge con la bodega está dada por el rol fundamental del proyecto de interiorismo, desarrollado por el estudio Alejandra Reta & Arquitectos Asociados.

Guillaume y Anne Bousquet, y Labid Al Ameri

La premisa principal con la que se trabajó el diseño de interiores fue la de recrear y reflejar la filosofía orgánica de Domaine Bousquet que le da nombre a GAIA Lodge y rinde tributo a la diosa griega que representa a la Madre Tierra.

El estilo de los espacios comunes puede ser definido como “kitsch”: alegre y colorido. Se combinan texturas, estampados y objetos llamativos, antiguos y modernos. La decoración se trabajó con un papel hecho exclusivamente para el lugar, con los motivos de las etiquetas de los vinos de la bodega, especialmente de la línea GAIA: flores y mariposas en una escala importante. Estos espacios son el restaurante – donde la cocina está integrada al espacio, pero separada virtualmente por una barra de bar con banquetas, que permite una situación más informal y relacionada con el personal-, dos livings para relajarse y una zona tranquila para lectura.

Las suites son de un estilo más tranquilo y cálido, que permiten el descanso. Muebles de madera y elementos con tonos “tierra” como base. Los nombres de las suites recorren ciudades representativas para la historia de la bodega – Carcassonne, Madrid, Bruxelles, Miami, Vancouver, Buenos Aires, São Paulo, New York y Stockholm – y cada una lleva un color que lo representa según la flor nacional del país o de cada ciudad.

Como parte del proyecto, se diseñó una estructura metálica, externa al edificio, para alojar un ascensor panorámico desde el cual se disfruta de las deslumbrantes vistas del paisaje durante el recorrido. Además cuenta una escalera que permite llegar a los viñedos directamente desde las habitaciones.

La cita en Tupungato no fue un evento más: se trató de un coucher de soleil exceptionnel en el que la naturaleza y la mano del hombre comulgaron con las vibras del solsticio de verano generando un abrazo entre el entorno sobrecogedor del Valle de Uco, la excelencia gastronómica y los más especiales vinos.

El agasajo comenzó a las 18 horas, en donde los invitados fueron recibidos por la francesa Anne Bousquet -propietaria de Domaine Bousquet quien estuvo radicada en la misma villa de Tupungato por espacio de 7 años- junto con su esposo Labid Ameri y su hermano Guillaume. La pareja ahora está radicada en Miami, donde manejan la distribuidora que comercializa los vinos de Domaine Bousquet, la principal bodega de vinos orgánicos de la Argentina.

Luego de recorrer las instalaciones del hotel, estuvimos en una gran plataforma de más de 200 metros cuadrados montada especialmente para la ocasión sobre los viñedos desde donde el grupo selecto de invitados disfrutó del atardecer, generando la sensación de “flotar” sobre la naturaleza y uno de los terroir más típicos de Mendoza durante la puesta del sol y comenzando la noche, mientras se disfrutó de la gastronomía del chef Adrián Baggio: Pastelitos de osobuco, faláfel, hummus con chips de batata y un buñuelo de la huerta, y ensalada Gaia , risotto de hongos portobello y queso de cabra; pincho de parrilla, filet, cerdo y salchicha parrillera; mini hamburguesas de cordero y pincho de verduras de la huerta. Para los postres: un cítrico con helado de Chardonnay y los característicos quesos y dulces regionales.

Anne Bousquet, propietaria de la bodega que hoy es exportadora líder de vino orgánico, dijo: “La Experiencia Gaia, se denomina asía porque lleva el nombre de la diosa de la tierra. Queremos invitarlos a disfrutar este lugar, esta experiencia orgánica, en donde la atención al detalle es primordial. Para mí el respeto por nuestra tierra es fundamental, y quiero transmitir esta idea en el espacio y las actividades que hoy presentamos. Estamos muy felices de que estén aquí”.

En línea con la filosofía de respeto al medio ambiente que Domaine Bousquet eligió desde su nacimiento, para el nuevo emprendimiento turístico GAIA Lodge se realizó un relevamiento de proveedores para contratar según políticas sustentables. Además, a la hora de pensar los servicios y el desenvolvimiento cotidiano del hotel se tomaron decisiones trascendentes en miras al cuidado del ecosistema y el ambiente, tales como:

  • Lavandería: servicio de lavado de blancos que trabaja con la premisa de preservación del recurso hídrico y no utilización de plásticos, para el cual se utilizan bolsas de tela reutilizables.
  • Amenities de baño: libres de parabenos, sin formol, sin sal agregada, sin TACC, no testeados en animales y 100% biodegradables. El proveedor es fundador de una organización que se encarga de reciclar jabones descartados por los hoteles, reprocesarlos y entregarlos a comunidades carenciadas, así garantizar la higiene. Además: envases recargables y los productos de baño como cofias, jabones en barra, vanities, se presentan en estuches de cartón para evitar el uso de plástico.
  • Bicicletas para que los huéspedes puedan trasladarse por los alrededores y visitar bodegas vecinas.
  • Cartelería que promueve la buena utilización del recurso hídrico y energético.
  • Separación de residuos.
  • Huertas agroecológicas con las que se abastecen las cocinas de los dos restaurantes de Domaine Bousquet.

El nuevo restaurante de GAIA Lodge está abierto para cualquier persona que quiera desayunar, almorzar o merendar, ofreciendo un menú a la carta con opciones ligeras y sencillas. En el horario de la cena está disponible únicamente para que los huéspedes puedan relajarse en un entorno rodeado de naturaleza.

La bodega Domaine Bousquet y GAIA Lodge son una consecuencia del legado de una larga y prestigiosa historia que lleva el apellido Bousquet; una familia compuesta por cuatro generaciones de tradición vitivinícola, proveniente de la región de Carcassonne, al sur de Francia.

En el año 1990, llegaron a Mendoza para conocer más sobre sus viñedos y bodegas. Al descubrir las características únicas de la región (su suelo, elevada altitud y terroir), la familia quedó convencida de que había encontrado el lugar ideal para instalar su bodega. Así en 1997, adquirieron 110 ha de tierra virgen en el terruño de Gualtallary, Tupungato, y la familia se mudó desde Francia al pie de los Andes. Domaine Bousquet es uno de los primeros emprendimientos bodegueros extranjeros que se asentaron en el país y que contribuyeron al boom que la vitivinicultura argentina experimentó desde fines de la década del ´90.

A partir de ese momento, la familia y su equipo han trabajado incansablemente para construir una bodega de última generación que actualmente es sinónimo de calidad. Los viñedos de Gualtallary están a una altura de 1200 m.s.n.m., uno de los de mayor altura de Mendoza. Gracias a su ubicación, gozan de un clima frío con constante brisa fresca y gran amplitud térmica, permitiendo el excelente desarrollo de la actividad vitivinícola.

El principal objetivo de la Familia Bousquet fue combinar las técnicas de elaboración de vino europeas, con el clima y terroir excepcionales de la región. En el año 2002 Domaine Bousquet tuvo su primera cosecha.

A partir del año 2005 la bodega orientó su producción a los mercados internacionales, experimentando un crecimiento exponencial desde entonces. Con presencia en más de 50 países en todo el mundo, Domaine Bousquet se ha constituido en líder de exportación del segmento de Vinos Orgánicos Premium, cosechando numerosos reconocimientos y excelentes puntuaciones por parte de los más prestigiosos organismos y medios internacionales.

El enólogo Rodrigo Serrano; winemaker de Domaine Bousquet, describió el portfolio: “El entry level está conformado por los vinos Domaine Bousquet Varietales Premium, Sauvignon Blanc, Chardonnay, Chardonnay – Torrontés, un Rosado, un Pinot Grigio, Malbec, Merlot y Cabernet Sauvignon: pura fruta, sin madera. De esta línea hacemos un poco más de dos millones de litros de todos los varietales”.

“La línea Virgen es muy particular para nosotros tiene tres tintos, que son el Red Blend, el Malbec y el Cabernet Sauvignon; y además se suma un Chardonnay. Estos vinos se hacen sin anhídrido sulfuroso en ninguna parte del proceso: no hay ningún tipo de adición, ninguna intervención desde la cosecha de la uva hasta su embotellado. Es la primera línea USDA Organic certificada de Argentina para Estados Unidos”.

“En la línea Reserva tenemos Chardonnay y Pinot Grigio, Pinot Noir, Malbec y Cabernet Sauvignon. Este año estamos sumando un Cabernet Franc. En esta línea el 50% del corte pasa a contacto con madera durante seis meses. Están elaborados con uvas orgánicas provenientes de viñedos propios ubicados en Alto Gualtallary, Tupungato a una altura de 1200 m.s.n.m., uno de los de mayor altura de Mendoza. Los vinos Reserva provienen de los mejores cuarteles que se conducen para obtener bajos rendimientos logrando la mejor calidad de la uva”.

“Con respecto a la línea siguiente, Gaia, nació como un Red Blend y un White Blend; pero ahora ya tenemos Gaia Malbec, Gaia Cabernet Sauvignon y Gaia Cabernet Franc. Son 100% varietal, más puros y complejos, de Gualtallary. Tienen 10 meses de barrica. Gaia es nuestro homenaje a la diosa de la tierra y a los frutos que obtenemos de ella. Elaborados a partir de uvas orgánicas la línea está compuesta por un Red Blend y un White Blend. Son vinos expresivos, de carácter intenso pero sin perder la elegancia”.

“La línea Gran Bousquet se elabora con uvas orgánicas seleccionadas a mano. Uvas de una calidad excepcional que provienen de nuestra finca. Estos son nuestros varietales más añejos y reciben un especial cuidado con el objetivo de producir vinos excepcionales. Son tres: Gran Chardonnay, Gran Malbec y Gran Cabernet Sauvignon”.

“Nuestra línea Ameri se elabora con uvas orgánicas de nuestras mejores parcelas. Hileras previamente seleccionadas por su excepcional calidad de uva. Es un blend que cada año se elabora con las mejores variedades disponibles con el objetivo de lograr un vino Icono. Hay Malbec, Syrah, Cabernet Sauvignon, Merlot y Red Blend”.

“Alavida es un Malbec Kosher: en español, una forma similar al brindis hebreo l’chaim!. Es una invitación a las personas de todas partes del mundo a unirse y compartir lo simple de un buen vino y una buena comida. Argentina es una nación rica en diversidad y nuestra familia multicultural en Domaine Bousquet ha estado elaborando vinos orgánicos certificados en este país desde 1997”.

“Con respecto a nuestra línea de espumantes, la misma está compuesta por cuatro: dos elaborados bajo el método charmat, el cual da como resultado espumantes más frescos y frutados y dos elaborados bajo el método tradicional, con un perfil más complejo y elegante”.

“La marca Domaine Bousquet Cameleón simboliza la historia de la familia Bousquet, que dejo atrás su Francia natal para adaptarse a la región de Tupungato, ideal para la viticultura de calidad. Son vinos elaborados con uvas orgánicas provenientes de diferentes regiones de Valle de Uco y de viñedos propios a una altura de 1200 m.s.n.m. Se puede encontrar un Chardonnay, un Cabernet Sauvignon, un Malbec y un Chardonnay – Torrontés”.

“En cuanto a Domaine Bousquet Finca Lalande; se trata del blend entre la vinicultura francesa y el terruño argentino. Domaine Bousquet comenzó a dominar el arte de la vinificación cultivando una finca en el sur de Francia, llamada Lalande. Buscando un lugar ideal lograr crear vinos excepcionales, la familia Bousquet encontró el terroir que buscó durante mucho tiempo en los suelos de Tupungato, Mendoza. Esta línea se compone de un Chardonnay Torrontés, un Merlot, un Cabernet Sauvignon y un Malbec”.