Los trabajos en el nuevo shopping, que se abrirá en San Juan y que se ubica en el predio de Walmart (Rivadavia), lleva 5 meses a pleno en cuanto a la construcción y a este ritmo planean inaugurarlo en el mes de junio con 84 locales, entre ellos un McDonald’s, el segundo de la provincia. Mientras que otra de las novedades salientes es que, tras algunas dudas, confirmaron que serán de la partida 5 salas de cine y que están negociando con tres cadenas que prestan el servicio para definir quién administrará esa parte del complejo comercial.

Lo que sí se trastocó fue el presupuesto de la obra, que pasó de 10 millones de dólares (estimado a fines del año 2010) a casi 15 millones de dólares, luego de algunos cambios en el proyecto y, principalmente, el impacto de la inflación en los materiales.

Claramente el avance de la obra ya le permite a cualquier sanjuanino que pase por avenida José Ignacio de la Roza y Mariano Moreno divisar la estructura de cemento que se está levantando y que alcanzó el primer piso. En tanto se ejecuta la construcción, desde la parte comercial están cerrando los contratos con aquellos negocios y firmas que hacen las veces de “llamadores” a la hora de convocar gente, y en ese sentido todas las fichas desde un principio estuvieron puestas en abrochar una sucursal del rey mundial de las hamburguesas.

Además, el patio de comidas tendrá otros rubros gastronómicos; y a eso se le agrega que buscan dotar al shopping de múltiples servicios (banco, centros de pagos, etc).

Hasta el momento se han manejado con sobrado hermetismo a la hora de comunicar qué otros comercios tendrá, pero se sabe que habrá locales de marcas exclusivas, donde algunas de ellas harán su debut en esta plaza cuyana. También están negociando con firmas sanjuaninas (se habla de al menos 8 empresas que están en carrera).

Los vaivenes del proyecto

“Espacio Oeste Shopping Center”, tal como es el nombre de fantasía del nuevo centro comercial, tuvo el año pasado una reformulación en su proyecto: pasó de tener una superficie de 9.500 m2 a 11.000 m2, compartiendo la playa de estacionamiento con el supermercado. El primer paso que dio la empresa fue a fines de diciembre del 2010, cuando el grupo inversor llegó a San Juan y presentó en un hotel céntrico con bombos y platillos los alcances del proyecto. Pero tras el anuncio vinieron los traspiés. Pasó el año 2011 con promesas de inicio de obra y cuando parecía que se caía el emprendimiento comercial lo reflotaron y empezaron a trabajar con las excavaciones en el pasado mes de septiembre.

En esas idas y vueltas que tuvo el proyecto, el grupo inversor foráneo buscó sumar a un socio local que aporte dinero fresco y en la mesa de negociación se sabe que se sentó gente de la constructora sanjuanina Sigma SA, pero no logró cerrar y se abrió, encarando un proyecto con tintes similares sobre avenida Libertador, en Rivadavia.

FUENTE: diariodecuyo.com.ar

]]>