El tradicional Bon o Bon argentino competirá en un mercado que seguramente le será hostil. Con una inversión de u$s32,5 millones, la filial brasileña del grupo alimentario Arcor decidió lanzar la golosina en Brasil. Allí tendrá que verse las caras con competidores de la talla de Garoto, con su producto estrella, Serenata de Amor; Lacta y Waltz. Todos estos jugadores tienen gran peso en el segmento de chocolates sueltos impulsivos. Es un negocio que mueve 25.000 toneladas y u$s500 millones, informa el diario Valor. Los productos, en sus diferentes versiones y con packaging renovados, son producidos en la planta de chocolates que posee en la ciudad de Bragança Paulista, en el Estado de San Pablo. El director general de Arcor Brasil, Paulo Nardinelli, informó que este año la empresa espera aumentar un 15% sus ventas en el país vecino. El Bon o Bon comenzará a llegar la semana que viene a las principales redes minoristas de los estados del sur y sudeste brasileños. En el mercado local, Bon o Bon tiene una participación del 45% y de un 25% en Chile. En Brasil, el producto se venderá a u$s0,70 por unidad y el objetivo es alcanzar ingresos por u$s45 millones para fin de año, casi el 1% del mercado.
Planes Más allá del lanzamiento de Bon o Bon, Arcor planea acelerar el crecimiento en el país vecino, la operación más grande después de la Argentina. En el 2012, la compañía incrementó su volumen de ventas un 20,6% –más de siete veces el crecimiento del mercado brasileño– e hizo crecer sus ingresos hasta los u$s562 millones. Para impulsar el crecimiento, la empresa con sede en la ciudad cordobesa de Arroyito proyecta invertir u$s35 millones en diferentes acciones de marketing y u$s10 millones en la expansión de la capacidad productiva de las cinco plantas que tienen en Brasil. La filial brasileña de Arcor está duplicando la producción de tabletas de chocolate marca Tortuguita que también se fabrican en la planta de Bragança Paulista. También aumentarán 100% la producción de caramelos Butter Toffes en su planta paulista de Rio das Pedras. Arcor apunta a duplicar ingresos en el segmento de chocolates –que actualmente representan el 25% del ingreso total– hasta los u$s500 millones en el 2015. “Nuestra prioridad es el crecimiento orgánico en lugar de adquisiciones”, dice Nardinelli. Expansión Arcor puso un pie en Brasil en 1981, a través de la adquisición de Nechar Alimentos Ltda., una tradicional fábrica brasileña de golosinas que elaboraba 5.000 kilos diarios de producto. Actualmente Arcor produce sólo en golosinas 240.000 kilos diarios, y alcanza una posición destacada en varios de los segmentos que participa. La empresa, que a nivel global factura u$s3.300 millones, cuenta con cinco plantas en Ipojuca, Contagem, Campinas, Rio das Pedras y Bragança Paulista y 4.000 empleados en el país vecino.

Los mayores consumidores de la región

El mercado brasileño, con alrededor de 192 millones de habitantes, es el mayor consumidor de chocolate de la toda la región. Según el chef francés Stéphane Bonnat, “el mercado del chocolate está en explosión”, en Brasil. Además, asegura que el consumo en ese país se ha reorientado desde hace unos años hacia un cacao fino, de gran calidad. El país vecino ha experimentado una suba del 11% en su consumo anual de chocolates por habitante desde 1993. Brasil es el quinto productor mundial de cacao y sexto país consumidor de chocolate. Durante el 2011, la producción de chocolates es ese país alcanzó las 390.000 toneladas. Ahora Brasil tiene la mayor tasa de crecimiento en el consumo per cápita de chocolate en el mundo. Los datos más recientes muestran que el consumo aumentó de 0,2 kilos por año en el 2002 hasta los 1,3 kilos por año en el 2010. Mercado global En el mundo, el consumo mundial de chocolate se eleva a cerca de tres millones de toneladas anuales, lo que representa una cifra de negocios de 5.300 millones de dólares. Seis empresa multinacionales –Hershey, Mars, Philip Morris, Nestlé, Cadbury y Ferrero– representan un 85% del mercado del cacao y del chocolate.

]]>